¿Puedo tomar antiácidos en el embarazo?

Guadalupe Camacho · 28 enero, 2020

Si piensas que el uso de antiácidos en el embarazo, no es cosa seria, estás equivocada. Conoce la consecuencia que tiene el consumo de estos fármacos.

¡Cuidado! los antiácidos en el embarazo no son tan seguros como aparentan. Las náuseas y reflujo durante el primer trimestre son comunes, pero tomar cualquier pastilla o jarabe puede ser contraproducente.

¿Puedo tomar antiácidos en el embarazo?

Sí, las náuseas y vómitos son comunes (debido a la acción de las hormonas) en el primer trimestre de embarazo, incluso cerca del 40% de las gestantes los presentarán. Por su parte, el reflujo gastroesofágico (la acidez que quema la garganta) suele presentarse en los últimos meses, por la presión que ejerce el útero al estómago.

Por ello, la American Pregnancy Association recomienda modificar la alimentación durante el embarazo para evitar dichos problemas, puesto que no se recomienda consumir medicamentos –aunque sean de venta libre— denominados “antiácidos”, puesto que pueden generar más daño que beneficios.

Revisa: ¿Qué comer para quedar embarazada?

Todos los fármacos atraviesan la placenta

De acuerdo con el estudio “Seguridad de los medicamentos gastrointestinales en el embarazo”, que llevó a cabo la Facultad de Medicina de la Universidad de Montevideo, publicado la Prensa Médica Latinoamericana, explicaron que todos los medicamentos que la madre ingiere atraviesan la barrera de la placenta, incluidos los antiácidos en el embarazo.

Los fármacos pueden inducir cambios según la etapa gestacional en que se ingieran, que conllevan riesgos fetales. Es por ello, que siempre se sugiere evitar el consumo de medicamentos durante el embarazo y la lactancia.

Por otro lado: ¿Cómo afecta la depresión de la embarazada al feto?

Incluso, los varones que también ingieren medicamentos deben también planificar la gestación porque lo que ellos consuman, del mismo modo impacta la salud de su futuro hijo.

El riesgo está latente

Los medicamentos para los problemas gástricos de la población en general son los mismos que usan las embarazadas. Es decir, no hay medicamentos exclusivos para la mujer gestante que pueda utilizar durante esa etapa y suele emplear los mismos que el resto de la población.

Sin embargo, el uso de antiácidos en el embarazo, en especial durante las primeras semanas de la gestación puede alterar el desarrollo del embrión y, al paso de los meses, el feto ya tendrá el impacto de esas alteraciones. También, están relacionados por partos prematuros, bajo peso al nacer y alteraciones en el sueño del lactante.

Además: ¿Corre riesgo un bebé si el papá fuma marihuana?

Los antiácidos se clasifican en 8 familias y de manera general contienen diversos ingredientes que pueden alterar el desarrollo embrional, especialmente si se ingieren en cantidades excesivas o prolongadas. Allí están, los fosfatos de aluminio, el hidróxido de magnesio, así como el carbonato de calcio y el bicarbonato de sodio, que además suelen acompañarse de colorantes y saborizantes artificiales.

“Existen medicamentos se pueden utilizar, pero no se recomiendan en las primeras semanas de gestación, puesto cualquier fármaco que se tome puede modificar el desarrollo”, refiere el ginecólogo Agustín Díaz, además indica que: “pocos embarazos son planificados y cuando la mujer comienza a sentir las náuseas del embarazo se la atribuyen a una mala alimentación, o a la falta de limpieza de los alimentos que consumió y se toman cualquier fármaco que alivie sus molestias y allí está el riesgo”.

También: Dieta para embarazadas ¿qué comer para estar sana?

Por ello, la American Pregnancy Association refiere que lo ideal es modificar algunos alimentos y hacer pequeños cambios que impactarán notablemente el estómago de mamá, para evitar el uso de antiácidos en el embarazo:

1. Evita hacer comidas copiosas, come de cinco a ocho veces por día en pequeñas cantidades.
2. Dile adiós, momentáneo, a los picantes, grasas, condimentos y productos procesados.
3. Bebe agua de a sorbos durante todo el día, así evitas que el ácido te suba
4. Mastica chicle para que produzcas saliva, la cual te ayudará a contener el ácido.
5. No te acuestes enseguida de cenar, cena una dos antes y haz una caminata breve antes de irte a la cama.
6. Evita los aderezos, los azúcares y los capeados, puesto que todos modifican tu acidez
7. No dejes pasar mucho tiempo sin alimento porque el ácido se acumula.
8. Come una galleta salada cuando sientas muchas náuseas y evita las bebidas carbonatadas.
9. Prefiere los alimentos a temperatura ambiente, ni tan caliente pero tampoco muy fríos.
10. Reduce el consumo de  ajo, cafeína y cualquier sustancia irritante, incluyendo la mayonesa y la catsup.